Los Ejércitos de Xuthal del Crepúsculo (I)

La ciudad perdida de las Bestias, así es como llaman a la ciudad de Xuthal. Durante muchos milenios la ciudad construida por los Ancestrales permaneció muda a las señales enviadas por otros Slann, los cuales creyeron que había caído bajo los embates de los demonios del Caos que habían surgido del cataclismo desatado por la caída de los Portales de los polos.
Después de la destrucción causada por los Demonios del Caos, la tarea de reconstruir la ciudad recayó en los hombros de Tekeli-li, aún Guardián Eterno de la ciudad templo.

Este organizó los eslizones y los saurios de la ciudad y mientras los Slann meditaban en silencio, decidió cerrar todas las comunicaciones con el resto de ciudades templo. El saurio decidió dividir los anteriormente enormes ejércitos que se componían de millares de efectivos en pequeños ejércitos más pequeños, con una cierta autonomía pero con comunicación entre ellos.

Los Chamanes eslizón realizaron un ritual por el cual Xuthal fue ocultada en las profundidades de la selva. Un espejismo encerraba la visión de la misma y podías estar a diez pasos de un bullicioso mercado saurio y solamente ver la impenetrable selva esmeralda.

Poco a poco, con el paso de los siglos, los desoves fueron apareciendo y las aguas de la vida llenaron los huecos que dejaron las crueles espadas y garras demoníacas. Bajo la atenta mirada de Tekeli-li, la ciudad volvía a crecer, como una herida bajo un vendaje, lentamente pero sin detenerse.

Esto es una idea para profundizar en el trasfondo de mi ejército saurio. La división de Unidades básicas, especiales y singulares está muy bien cara el sistema de juego, pero si yo tuviera que explicar el ejército saurio así es como lo organizaría. Voy a dividir este artículo en varios para que no quede excesivamente largo.
Los personajes y unidades de los que hablo son prácticamente las miniaturas que tengo del ejército, el cual no están ni mucho menos completo pero que su trasfondo está creciendo al mismo ritmo que las miniaturas. Espero que más adelante podáis ver las miniaturas pintadas y su trasfondo expandido.

La Guardia del Templo
La guardia del templo es el ejército encargado de la protección de la ciudad y de sus templos. Nunca salen de la ciudad a no ser que el Slann también salga de ella. Y fuera de ella nunca abandonan al Slann. Son el ejército más importante de la ciudad y tremendamente poderosos y respetados. Es un ejercito formado por veteranos con siglos de experiencia a sus escamosas espaldas

Comandante: Tekeli-li, Saurio Viejaestirpe armado con la espada del reverenciado Tzunki y un escudo encantado, guardián eterno de la ciudad templo de Xuthal del crepúsculo y comandante de los ejércitos de la ciudad. Desove de Tzunki.

Héroe: Tenq-za, el portador del estandarte de Xuthal, segundo capitán de los ejércitos de la ciudad, el portador de la Imagen de la Serpiente Emplumada, favorecido por el Dios serpiente Sotek. Segundo desove de la guardia de la ciudad.

Los ejércitos de la Ciudad tienen una red de chamanes que mantienen contacto telepático entre ellos, los Slann y los Comandantes de los ejércitos. Estos Eslizones son los Altos sacerdotes de algún templo y sirven en batalla como magos de guerra apoyando a las tropas y enviando y recibiendo ordenes mediante su vínculo. También sirven como consejeros y estrategas en los consejos Saurios y su opinión suele ser escuchada y respetada por los Saurios.
Chamán: Zogar-Sag el blanco Alto chamán eslizón de la ciudad, el desovado gemelo, marcado por los dioses y la luna, Alto Chamán del Templo de Los Guardianes y Voz de los Slann.

Tropa: La Guardia salvaje, 10 Guardianes del templo armados con alabardas, capitán. Hace menos de 100 años que se desovó la Guardia y se dice que por eso aún mantien esa fogosidad de la vida. Sus miembros rechazan los escudos y se lanzan a la batalla con un salvajismo más propio de Kroxigores que de Saurios Guardianes. Su líder, Gorok es un saurio especialmente salvaje, el cual ha entrado en batalla más de una vez lanzando su alabarda tradicional y asestando golpes con una macana en cada mano o incluso con garras y dientes. (miniatura de plástico de 7a edición)

Tropa: Los Centinelas de la Eternidad, 10 Guardianes del templo armados con alabardas y escudos destinados a la protección de los Slann, Tenq-za es el Portaestandarte y capitán de esta Guardia. Estos 10 Saurios son la élite de la élite y son casi tan reverenciados como los Viejaestirpes que los comandan. Cada uno de estos Saurios podría ser un Saurio Viejaestirpe por derecho propio y entre las razas de Sangre caliente los relatos de estos guerreros sagrados se contarían de la misma forma que las historias de los héroes de la Antiguedad mítica. Ninguno de estos guerreros, por contra, proviene de la época anterior al Cataclismo de los Polos, en realidad cada uno de estos Saurios es el superviviente de cada uno los Desoves de Guardianes que han habido a lo largo del tiempo. Once desoves han habido posteriores a La Caída, y el guerrero más poderoso de cada uno de esos Desoves han acabado en Los Centinelas de la Eternidad. La Guardia salvaje es el duodécimo Desove y esperan que el siguiente miembro se gane su derecho con honor y gloria. (miniatura de metal de 6a edición)

El Lagarto del trueno
El Lagarto del Trueno es el grueso de los ejércitos de la ciudad y es el encargado de luchar las guerras de la ciudad de Xuthal.
Xuchotl Manodorada es el Saurio Viejaestirpe que los comanda y U-latek, el portador del Orbe es su segundo al mando. Xuchotl es un saurio que lucha con una alabarda de los Ancestrales en su mano derecha mientras que su brazo izquierdo fue arrancado por el cruel mordisco de una Gorgona y reemplazada por una de las legendarias manos de los Dioses, como la de Krok-gar, solo que la que porta Xuchotl es menos poderosa y es utilizada por el viejo saurio como un escudo.

Comandantes: Xuchotl Manodorada, saurio Viejaestirpe con alabarda y Mano de los Dioses (Escudo), Señor y capitán de los Xucholtíes.

Héroe: U-latek, Portador del Orbe, Saurio escamadura con arma a dos manos. Se dice que una vez derribó un Kroxigor de un placaje en un juego de pelota celebrado en honor de los Ancestrales.

Chamán: Tascetl, Chamán eslizón consejero de Xuchotl (sin miniatura).

Tropa: Los Impasibles Xucholtíes, 20 Guerreros saurios del desove de Tzacotl armados con lanza y escudo. Bendecidos por el poder del Impasible Tzacotl son fríos hasta para los estándares Saurios. Verlos luchar es como si un muro de escamas erizado de púas avanzar hacia ti con la paciencia y la inevitabilidad de un glaciar.

Tropa: Guardianes del Orbe, 20 Guerreros saurios con arma de mano y escudo. U-latek permite a sus Guardianes del Orbe, el salvajismo que de que el mismo hace gala en batalla. Es muy difícil para las razas jóvenes de sangre caliente identificar el sonido que emiten estos salvajes saurios a la carga. Decir que les hiela la sangre es un juego de palabras que haría que mas de un elfo levantara una ceja de desprecio pero lo cierto es que es un sonido gutural, extraño y cruel que no cesa en toda la batalla y que hace que las tropas menos disciplinadas huyan y que las que sí que mantienen la formación caigan bajo sus implacables macanas de obsidiana.
Una vez, un explorador que tenía amistad con los Hombres Lagarto preguntó a un eslizón qué significaba ese sonido. El eslizón después de pensarlo un poco dijo:
-No es exactamente eso, pero si tuviera que definirlo con una palabra para que lo entiendas, podría decir que lo que hacen es reír.
Bueno, y eso es más o menos los dos ejércitos de la Ciudad Templo principales y los únicos enteramente compuestos por Saurios. ¡Espero que os parezcan interesantes y dejad un comentario si os gusta!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.