Ronda 1: Astrohz el Implacable (Altos elfos) VS Mercenarios de Samuel Sime (Mercenarios)

«Cuando la humareda se dispersó, los arcabuceros contemplaron con estupor como las relucientes filas de lanceros continuaban su inexorable avance. El oficial tragó saliva, incrédulo, y ordenó recargar. Sobre ellos, el capitán Samuel Sime trazaba círculos en el aire con su pegaso, sin perder de vista a la caballería élfica que les envolvía y realizaba ataques a la retaguardia del ejército mercenario. Si nadie conseguía detener a aquellos jinetes, la línea no tardaría en desmoronarse por algún punto. Pero lo más frustrante era la unidad de lanceros que ya casi estaba encima de ellos, impasible ante las bajas que les provocaban con sus continuas salvas de arcabuz. Los tiradores apuntaron mientras los Altos Elfos se les echaban encima, con la esperanza de frenarles de una vez por todas. Sonó el chasquido de los perrillos de las armas al ser accionados y, sin necesidad de ninguna orden previa, la última ráfaga salió volando hacia su objetivo. Durante un instante, cegados de nuevo por el humo en suspensión, creyeron que el enemigo se había detenido. No se escuchaba ningún sonido, por lo menos ninguno que sugiriese que los lanceros seguían cargando contra ellos, tan solo el lamento de algún moribundo en la lejanía. Ya empezaban a creer que estaban a salvo cuando, sin previo aviso, una blanca fila de escudos emergió de la humareda y se les echó encima. No hubo tiempo de desenfundar las espadas, tan solo de protegerse con lo que tuviesen a mano. En medio de la falange élfica, una figura se movía con agilidad entre los arcabuceros, degollando y atravesando sin cuartel, poseída por una furia que más tarde recordarían con estupor los escasos supervivientes de la masacre. Sin embargo, durante un instante, la esperanza volvió a ellos en forma de pegaso, cuando el Capitán Sime descendió hasta el líder élfico. El combate fue rápido, las habilidades del humano nada podían hacer contra las dotes de esgrima del príncipe élfico; tras cruzar los primeros golpes, el caballo alado y su jinete emprendieron el vuelo y salieron del combate, decididos a no caer en aquella llanura. Los humanos que seguían en pie lanzaron sus arcabuces al suelo y siguieron su ejemplo, porque la paga era buena pero preferían vivir para poder luchar en la siguiente batalla».
El ejército Mercenario

El ejército elfo

El resumen de la batalla es el siguiente: Los Altos Elfos envolvieron el flanco izquierdo de los mercenarios, obligándolos a mantener unidades pendientes de ellos, mientras los lanzavirotes y el mago desgastaban al enemigo. Mientras, los mercenarios hicieron lo propio, pero al final no pudieron evitar que los Yelmos Plateados cargasen a algunos arcabuceros de la retaguardia y los lanceros llegasen al frente de batalla. Los Leones Blancos eliminaron a una unidad de Ogros. Finalmente, el duelo de generales se saldó con la huida del comandante mercenario.
El despliegue elfo

Despliegue mercenario

Y aquí el marcador:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.