Ronda 2.3. Corsarios de Finulein Sin Tierra (Altos elfos) VS Loz Machotez de Grimgor (Orcos)

Grimgor escupió al suelo y miró a su alrededor por primera vez desde que había empezado el combate. Entre las máquinas de guerra élficas, que tanto daño les habían hecho a sus Inmortalez, tan solo quedaba un puñado de Orcoz Negroz; todos ellos con alguna herida de mayor o menor gravedad. La colina le permitía observar el campo de batalla, en el cual esperaba ver a sus Muchachoz divirténdose y matando Orejaz Puntiagudaz sin esfuerzo. Pero no era así, para su sorpresa la llanura en torno a las ruinas que habían intentado asaltar estaba repleta de elfos en formación, que avanzaban de forma ordenada hacia ellos. No entendía lo que ocurría, ni si quiera se veía a Bob dando garrotazos, como era habitual… tan solo estandartes blancos y azules En un esfuerzo por darle sentido a lo que ocurría, intentó reconstruir lo ocurrido en los últimos minutos. Había visto a los Altos Elfos de espadas grandes lanzarse contra sus Orcoz Zalvajez y, acto seguido, él avanzó contra los lanceros que le esperaban a pocos metros. A partir de ahí todo se había vuelto rojo furia, podía recordar la sangre y los gritos de todos los enemigos que se habían interpuesto entre él y aquella colina… ¡Ah, sí! Rememoró la frustración que había sentido al desafiar a combate singular a la líder de los Asur y contemplar como, ante sus ojos, era llevada por los lanceros que la escoltaban hasta las filas posteriores de la formación. Si hacía memoria, le había parecido observar que el yelmo de aquella elfita estaba abollado y que se tambaleaba de forma estúpida… sin duda el chamán orko había hecho de las suyas. Luego vino la retirada de la unidad de Altos Elfos y la carrera hacia la colina, bajo el fuego de los Lanzavirotes de Repetición. ¡Era imposible que ahora el campo de batalla perteneciese al enemigo! ¡Sus líderes habían sido derrotados! ¡¿Cómo podían seguir luchando con más determinación que la horda de Pielez Verdez?! Sin duda sus muchachoz no habían dado la talla en aquella jornada. Miró hacia la fortaleza en ruinas donde se escondía el campamento élfico, y maldijo para sí. Era un combatiente lo suficientemente veterano como para saber que la batalla estaba perdida… volvería a las montañas y hablaría muy detenidamente con la Horda, iba a asegurarse de que aquello no volviese a ocurrir.
Autor: Ximo Soler

Turno 1 elfos
Turno 1 orcos
Turno 2 elfo

Turno 2 orco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.